avalon

Escritura

Escritura

 

La escritura es un método para representar el lenguaje hablado
en forma visual o táctil, una herramienta para hacer que
el lenguaje sea leído

 

 

La Escritura en el contexto de la lingüística – un sistema de signos, sus funciones y usos

La escritura es una forma de comunicación humana que utiliza, dentro de un sistema de lenguaje, conjuntos de símbolos y, en general, las mismas estructuras del habla, como el vocabulario, la gramática y la semántica, además de un sistema de signos para cosas como la puntuación y los números. Estos conjuntos de marcas visibles están por convención relacionados con algún nivel estructural particular del lenguaje.

Esta definición pone de relieve el hecho de que la escritura es, en principio, la representación del lenguaje más que una representación directa del pensamiento y también el hecho de que el lenguaje hablado tiene una serie de niveles de estructura, incluyendo frases y palabras, sílabas y fonemas, cualquiera de los cuales un sistema de escritura puede “mapear” o representar. De hecho, la historia de la escritura es en parte una cuestión de descubrimiento y representación de estos niveles estructurales del lenguaje hablado en el intento de construir un sistema de escritura general y eficiente capaz de servir una gama de funciones socialmente valiosas. La alfabetización es una cuestión de competencias con un sistema de escritura y con las funciones especializadas a las que el lenguaje escrito sirve en una sociedad particular.

 

La Escritura como un sistema de signos
Los idiomas son sistemas de símbolos, mientras que la escritura es un sistema para simbolizar estos símbolos. La escritura es lo que hace que el lenguaje sea visible. Mientras que el habla es momentánea, la escritura es concreta y, en comparación, permanente. Tanto el habla como la escritura dependen de las estructuras subyacentes del lenguaje. En consecuencia, la escritura no puede ser normalmente leída por alguien que no esté familiarizado con la estructura lingüística que hay detrás de la forma oral del lenguaje. Sin embargo, la escritura no es simplemente la transcripción del habla. Ella implica frecuentemente el uso de formas especiales de lenguaje, como las que intervienen en las obras literarias y científicas que no se producirían oralmente. Los estudiosos sugieren que la escritura está relacionada directamente con el lenguaje, pero no necesariamente con el habla. En consecuencia, el lenguaje hablado y el escrito pueden desarrollar formas y funciones algo distintivas.

El lenguaje tiene dos niveles primarios de estructura, a los que el lingüista francés André Martinet se refirió como la “doble articulación” del lenguaje: las estructuras de significado por un lado, y los patrones de sonido por el otro. De hecho, los lingüistas definen la gramática como un sistema de mapeo de sonido y significado, es decir, el establecimiento de un sistema de relaciones entre estos.
Por consiguiente, los sistemas de escritura se dividen en dos grandes clases generales: los que se basan en algún aspecto de la estructura del significado, como una palabra o un morfema (la unidad lingüística básica del sistema de significado, con uno o más morfemas que forman una palabra), y los que se basan en algún aspecto del sistema de sonido, como la sílaba o el fonema (la unidad lingüística básica del sistema de sonido, siendo una unidad sonora mínima y contrastada que distingue un enunciado de otro).
Se suele sostener que el alfabeto es el sistema de escritura ideal que representa soluciones relativamente óptimas para un conjunto grande y único de limitaciones, como la estructura del idioma representado y las funciones que cumple el sistema. En consecuencia, si bien hay diferencias entre el habla y la escritura, y entre las diversas formas de escritura, esas diferencias varían en cuanto a su efecto e importancia de un idioma a otro y de una sociedad a otra.

El hecho de que la escritura sea una expresión del lenguaje, más que una simple forma de transcribir el habla, es lo que da a la escritura y por lo tanto al lenguaje escrito y a la alfabetización, sus propiedades especiales.
La escritura está omnipresente en la vida cotidiana y es fundamental para una sociedad moderna y alfabetizada.
Los beneficios y las implicaciones sociales del uso de la escritura en contraposición a las formas de comunicación oral dan a la escritura su significado conceptual y su supremacía.

 

Las funciones de la Escritura
Si bien la alfabetización no es en realidad un requisito previo de la racionalidad y la civilización, los sistemas de escritura se inventaron para servir mejor a las funciones comunicativas y de archivo. Se ha observado que la escritura ha desplazado rápida y ampliamente las tradiciones orales preexistentes.

Para que un sistema de escritura sea comunicativo, los signos deben ser convencionales para que el significado pueda ser captado por otros lectores. Tal sistema puede limitarse a un pequeño conjunto de mensajes familiares que pueden ser leídos por un círculo limitado de conocidos. Sin embargo, para que un sistema de escritura cumpla una función de archivo, necesita más y debe estar suficientemente convencionalizado para permitir la decodificación e interpretación por parte de los lectores que pueden no saber nada sobre el escritor o el mensaje. Sólo con el desarrollo de sistemas de escritura explícitos capaces de representar los matices transmitidos en el discurso se podrá utilizar la escritura tanto en los archivos como en la comunicación.

Un sistema de escritura, denominado técnicamente escritura u ortografía, consiste en un conjunto de marcas, formas o estructuras visibles denominadas caracteres o gráficos que se relacionan con alguna estructura del sistema lingüístico.
En todos los idiomas atendidos por AVALON, un carácter representa un fonema, y la ortografía se denomina sistema de escritura alfabética.

 

Los usos de la Escritura
La invención de dispositivos para representar el lenguaje está inextricablemente relacionada con cuestiones de alfabetización, es decir, con cuestiones de quién puede utilizar el alfabeto y para qué puede utilizarse. La competencia con el lenguaje escrito, tanto en la lectura como en la escritura, se conoce como alfabetización. Se requieren altos niveles de alfabetización para utilizar los guiones para una amplia gama de funciones algo especializadas. Cuando un gran número de individuos de una sociedad son competentes en el uso del lenguaje escrito para cumplir estas funciones, toda la sociedad puede denominarse sociedad alfabetizada.

Aunque los usos de la escritura reflejan una serie de factores sociales, políticos y religiosos, y por lo tanto no están determinados simplemente por la ortografía, hay dos dimensiones de la escritura que son importantes para comprender el crecimiento de la alfabetización: la capacidad de aprendizaje y el poder expresivo. La capacidad de aprendizaje se refiere a la facilidad con que se puede adquirir la escritura, mientras que el término poder expresivo se refiere a los recursos de la escritura para expresar sin ambigüedades toda la gama de significados disponibles en el lenguaje oral. Estas dos dimensiones están inversamente relacionadas entre sí.

Los sistemas de escritura alfabética y consonántica pueden expresar esencialmente todos los significados léxicos y gramaticales de la lengua (pero no la entonación) y, por lo tanto, son muy adecuados para la expresión de los significados originales. Constituyen un medio ideal para los textos jurídicos, científicos, técnicos y literarios que deben ser leídos de la misma manera por lectores dispersos en el tiempo y en el espacio. Algunos estudiosos creen que el alto grado de alfabetización en Occidente es consecuencia de la optimización del alfabeto en el equilibrio de las dos dimensiones de la capacidad de aprendizaje y la potencia expresiva. Se cree que el auge de la alfabetización y el declive de la “oralidad” en la Baja Edad Media fueron fundamentales para el florecimiento cultural conocido como el Renacimiento.

La escritura permite que las declaraciones exactamente repetibles circulen ampliamente y se preserven. Permite a los lectores escanear un texto de un lado a otro y estudiar, comparar e interpretar a su antojo. Permite a los escritores deliberar sobre la elección de palabras y construir listas, tablas, recetas e índices. Fomenta un sentido objetivado del tiempo, una concepción lineal del espacio. Separa el mensaje del autor y del contexto en el que fue escrito, universalizando así el significado del lenguaje. Permite crear nuevas formas de estructura verbal, como el silogismo y de estructuras numéricas, como la tabla de multiplicar. Cuando la escritura se convierte en una forma institucional y archivística predominante, ha contribuido a la sustitución del mito por la historia y a la sustitución de la magia por el escepticismo y la ciencia. La escritura ha permitido el desarrollo de amplios sistemas jurídicos, administrativos y contables, basados en normas y procedimientos explícitos. La escritura ha sustituido el gobierno presencial por el derecho escrito y los procedimientos administrativos despersonalizados. Además, ha convertido a los escritores de escribas en autores y ha contribuido así al reconocimiento de la importancia del pensamiento de los individuos y, por consiguiente, al desarrollo del individualismo.

Mientras que el lenguaje oral se aprende independientemente de si se enseña o no, la alfabetización depende en gran medida de la enseñanza. Aunque la escolarización es fundamental para el desarrollo de la alfabetización, no es suficiente por sí misma. Parece común pensar en la alfabetización como la simple capacidad de leer y escribir. Esta forma de pensar es en parte consecuencia de la ingenua suposición de que la alfabetización alfabética es una simple cuestión de decodificar gráficos en sonidos y viceversa. De hecho, la alfabetización, implica la competencia en la lectura, la escritura y la interpretación de textos de diversos tipos. Implica tanto la destreza en la decodificación como niveles más altos de comprensión e interpretación. Estos niveles superiores dependen del conocimiento tanto de los usos especializados del lenguaje como de los cuerpos de conocimiento especializados.

La alfabetización no está ligada exclusivamente a la escritura: Así como se puede escribir en un estilo esencialmente oral, se puede hablar de una manera característica del lenguaje escrito. La alfabetización permite hablar un idioma escrito.
Aquí es donde se cierra el círculo: La escritura hace visible el lenguaje y permite leerlo. A través de la alfabetización se puede hablar el lenguaje escrito.

El resultado de la escritura se llama texto y trabajamos en las siguientes categorías principales de escritura profesional. Como tu experto en palabras, podemos escribir textos bien elaborados para mejorar tu comunicación en todos los ámbitos de la vida.

Puedes hacer cualquier cosa escribiendo.”  (C.S. Lewis)

 

Los Servicios de Escritura Profesional de AVALON:                     

Escritura Legal & Académica    |     Escritura de Negocios     |     Reescritura     |     Redacción     |     Escritura Creativa    |

Escritura Periodística

 

 

Por favor, ten en cuenta que todas las descripciones de nuestros servicios aquí son sólo un resumen.
Tras un genuino interés de tu parte, estaremos encantados de proporcionarte información más detallada y elaborar una propuesta específica adaptada a tus necesidades.  

 

   

   Verba volant, scripta manent”        

 Las palabras habladas vuelan, las palabras escritas permanecen